Ante la falta de solvencia económica…


¿Qué hacer ante la falta de solvencia económica?

La falta de solvencia económica para hacer frente a ciertas circunstancias es producto de falta de liquidez provocada, entre muchas cosas, por la inflación y el desempleo, lo que quiere decir que es un problema que a la mayoría de las personas nos sucede, así que es importante mantener la calma para analizar la situación, las opciones que tenemos y tomar la mejor decisión.

Primeramente es necesario analizar si nuestros problemas de solvencia económica son temporales o permanentes para saber que solución se adapta mejor a nuestra situación.

problemas de solvencia económica

Falta de solvencia económica permanente.

Cuando consideras esta posibilidad, existen corazonadas que nos invitan a evitar el tema o incluso a negarlo, pero es muy importante aceptar la situación que nos ha arrojado a esta falta de solvencia económica, ya que es el primer paso para resolverla. En realidad no es difícil, sólo debes hacer un balance de tus ingresos y gastos, sobre el cuál te darás cuenta que algo no está bien.

Es importante que al hacer esto hagas un análisis de tus gastos derivados de la hipoteca o alquiler, recibos de electricidad, la compra y servicios de telecomunicaciones, y todos aquellos gastos permanentes que tienes. Te darás cuenta probablemente de que estás gastando más de lo que ganas, entonces ahí está lo que no cuadra, por lo que puedes desprenderte de algunos gastos que no sean tan necesarios, y partiendo de ello ya sabrás que el siguiente mes tus gastos se reducirán.

Otra de las opciones es buscar la forma de ganar más dinero, ya sea trabajando horas extra, estudiar un master, diplomado o algún curso que te pueda ayudar a obtener un mejor puesto.

Las dos opciones son importantes, y en Ibericredit te sugerimos que consideres hacer las dos, lo cuál puede ser duro al principio pero los resultados te darán buenas noticias con el paso del tiempo, permitiéndote incluso volver a tener aquellos servicios de los que has prescindido antes para mejorar tu situación de solvencia económica.

Falta de solvencia económica temporal.

Esta situación a todas las personas les sucede, ya que siempre aspiran a un mejor coche, mejor hipoteca, mejor colegio o un mejor servicio de móvil, lo cuál, no es razón para que surja el estrés y vivir preocupado, pero sí es razón para ocuparse en buscar la mejor solución par salir de estos problemas eventuales de solvencia económica.

Una opción es recurrir a lugares donde se pueden comprar y vender objetos de segunda mano, es decir casas de empeño, donde puedes conseguir dinero  mediante la venta de objetos que tienes en tu casa.

Otra opción es ir a una casa de compra-venta de oro, donde podrás conseguir dinero por la venta de joyas y bisutería de oro, práctica que actualmente es muy habitual porque lo puedes vender rápido.

Las dos opciones anteriores, tanto el recurrir a casas de empeño como vender joyas, implicará que te deshagas de artículos con gran valor simbólico y emocional, además que recibirás una cantidad evidentemente menor del valor que tienen.

Otra de las opciones para conseguir dinero rápido es recurrir a préstamos rápidos sin papeles, porque los puedes solicitar online. Lo único que debes hacer para solicitar minicréditos es entrar a Ibericredit.com y elegir cuánto dinero quieres y el plazo en que quieres pagarlo, dentro de un rango de 50€ hasta 800€ y hasta 30 días de plazo para devolverlo. Estos préstamos rápidos se evalúan y se confirman en un momento, dándote la posibilidad de recibir el dinero en 15 minutos.

créditos y préstamos rápidos

¿Pero, y si estoy en ASNEF?

Si quieres solicitar préstamos rápidos o minicréditos de Ibericredit pero estás en alguna lista de morosos de ASNEF, NO IMPORTA, porque en Ibericredit podrás hacer la solicitud y nosotros nos encargamos de tramitar tu solicitud con el prestamista que más te convenga, para darte las opciones y tu elijas, ya que estar registrado en estas bases de datos no es motivo alguno para poner límites y negar el derecho a solicitar préstamos personales y créditos online.

Cuando se realizan las solicitudes de préstamos, siempre se revisan de manera individual, para dar una atención especial a cada uno de los clientes, así como verificar la identidad y los datos escritos, como nivel de ingresos (pensiones, nóminas, prestaciones por desempleo), datos de contacto, etc.

Al realizar el trámite nunca se te obligará a presentar un aval.

Consejos.

Estar en una situación de insolvencia económica hay que tomarlo con calma y hacer un análisis de los gastos que tienes, pues claro está que si el dinero no alcanza es porque hubo más gastos que ingresos.

Te recomendamos que cuando tengas algún pago pendiente por realizar, te comuniques con la empresa o entidad a la que le debes para que le plantees la situación. Este procedimiento no es nada del otro mundo, es mas, deberás saber que las empresas siempre prefieren evitar cualquier asunto legal, por lo que seguramente te ayudarán a llegar a un acuerdo para resolver la situación de la mejor forma, que bien puede ser, una extensión de plazo a pagar o dividir la deuda en pagos, con intereses bajos y a veces sin intereses, por lo que es muy importante negociar.

Otro de los consejos es, evitar tomar dinero de ahorros destinados a gastos específicos o pedir dinero a tus familiares o amigos, ya que esto puede repercutir de forma negativa en el momento o posteriormente, pudiendo crear tensión entre las personas.

Finalmente, te invitamos a analizar cada una de las opciones que tienes para resolver aquellos problemas de liquidez e insolvencia, para que la puedas resolver lo antes posible y de la mejor forma.


3 comentarios en “Ante la falta de solvencia económica…

  • Yo tenía duda porque estoy en asnef por un retraso de tres meses en la factura de mi móvil, pero solicité un minicrédito y no tuve problema, ya lo pagué y me quité ese peso de encima.

  • Yo siempre había recurrido a casas de empeño cuando necesitaba préstamos rápidos, pero en ibericredit me salió mucho mejor, pedí el préstamo y me lo dieron sin aval ni tener que deshacerme de mis cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.